Mi hijo no es responsable y quiero que sea más autónomo. ¿Qué puedo hacer?
594
post-template-default,single,single-post,postid-594,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

Mi hijo no es responsable y quiero que sea más autónomo. ¿Qué puedo hacer?

Mi hijo no es responsable y quiero que sea más autónomo. ¿Qué puedo hacer?

¿Cómo puede ayudarme la psicología infantil para que mi hijo sea más responsable?

Tal y como nos plantea Javier Urra, psicólogo y pedagogo terapeuta, educar es ayudar al niño a que sea independiente, autónomo, que pueda valerse como sí mismo y que sepa tomar decisiones. Los niños, nos comenta el autor, deben aprender a aceptar las consecuencias de lo que hacen, piensan o dicen. La responsabilidad se va adquiriendo con tiempo, esfuerzo y dedicación.

Con el tiempo lo vamos viendo, como padres, si nuestros hijos no son responsables, apreciamos una serie de consecuencias que van en aumento, tales como:

  • Inseguridad: no tienen la certeza de si lo que están haciendo es correcto o no.
  • Dependencia: esperan que otros tomen las decisiones.
  • Escasas habilidades sociales: hacen lo que los demás les dicen que deben hacer.
  • Castigos: están continuamente soportando una serie de reprimendas por no hacer las cosas como «deberían».

Como psicóloga infantil, le doy gran importancia a la educación basada en la asunción de responsabilidades, no es extraño que me encuentre con casos de niños que tiran cosas al suelo de su casa, no recogen sus juguetes, no hacen caso a lo que se les dice; simple y llanamente porque no entienden que sea responsabilidad suya.

Desarrollando la autonomía de nuestros hijos.

  • ¿Lo puede hacer sólo?. Hay comportamientos como llevar su maleta al colegio, recoger sus juguetes, quitar su plato, vestirse o desvestirse; todos ellos van a depender de la edad del menor, pero ésta es la primera pregunta que tenemos que hacernos, si ellos pueden realizar ese comportamiento de manera autónoma déjalo que lo haga.
  • Permíteles que se equivoquen, se caigan, incluso que se mosqueen porque algo no les sale. Para dominar una habilidad es necesario la práctica continua, como bien sabes esa práctica en la mayoría de los casos se basa en el ensayo – error, y sí, para aprender a montar en bicicleta muchos nos hemos caído algunas veces.
  • Que se expresen cómo se sienten. Una vez que hayan aprendido esa nueva habilidad (o estén en el intento de hacerlo), habla con ellos, que te cuenten sus frustraciones cuando algo no les sale, incluso sus alegrías.
  • Déjalos que busquen alternativas. Ante el primer problema con el que se encuentren si le damos la solución no aportamos nada, dejemos que ellos planteen algunas alternativas, que las compartan con sus amigos y familiares, y que aprendan a buscar ayuda externa. A algunos niños les cuesta pedir ayuda, porque no saben, no se les ha enseñado, o simplemente porque no lo han visto en su entorno más cercano.
  • Reconoce sus progresos. Que un niño que empieza a comer solo termine con toda su ropa llena de comida, para los adultos puede ser un gran desastre, pero para el niño, sin lugar a dudas es un gran logro, el haber conseguido meter la cuchara y llevárselo a la boca es una proeza, que como tal debemos valorar y reconocérsela.


1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by